29 de enero de 2007

ABONO

Los fertilizantes están compuestos por nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K). Este es el significado de las famosas letras que aparecen en los envases de dichos fertilizantes y que están acompañadas de números que indican su proporción. Ej: NPK 7:11:9,5. Cuanto más altos sean estos números más fuertes serán los fertilizantes. Pero para bonsai es aconsejable usar concentraciones más débiles o hasta la presentada anteriormente.

El nitrógeno es el que ayuda a crecer las hojas y tallos, y también hace más intenso el color del follaje. El fósforo es el responsable del crecimiento de las raíces, de la formación de troncos gruesos, de fortalecer al árbol contra enfermedades y heladas y también promueve la aparición de yemas. El potasio estimula las flores y los frutos.

Se aclara que tanto la falta como la abundancia de estas sustancias perjudican al bonsai de diversas maneras.

Métodos de aplicación:

Hay tres maneras de aplicar el fertilizante: regar sobre el suelo, pulverizar sobre las hojas (abono foliar) y colocar bolitas sobre el suelo o dentro del mismo. Cada método tiene sus diferencias (ventajas y desventajas), así que se deja a su propia elección.

Bolitas fertilizantes: pueden ser orgánicas o inorgánicas. Ambos tipos sueltan los nutrientes lentamente, lo cual presupone la no preocupación de abono por un largo tiempo. El mayor inconveniente es que no es posible ajustar la cantidad de abono sin riesgo de excederse, lo cual podría quemar las raíces.

Aplicación líquida sobre el suelo: hay muchos tipos de solubles, la mayoría adecuados para el bonsai (evite los indicados para plantas de interior). Pueden aplicarse una vez por semana. No hay que usar nunca una solución mas concentrada de lo que se indica en el envase, por el contrario, se aconseja hacerlo un poco menos concentrado de lo marcado. El inconveniente sería que los nutrientes se desvanecen rápidamente, por lo cual tenemos que ser rigurosos en el régimen de abono. Además en los períodos de mucha lluvia, no podrá abonar, ya que los bonsai no necesitaran agua.

Abono foliar: esta técnica es muy útil cuando el bonsai tiene problemas de raíces o cuando el suelo esta constantemente empapado por las lluvias. Estos fertilizantes son fácil de aplicar, pero no deben usarse a pleno sol. El inconveniente es que en tiempos ventosos y cálido la solución se seca demasiado rápido dejando un polvo en las hojas difícil de sacar.

A continuación se muestra una tabla de lo que sería el abono ideal para un bonsái establecido:




1 comentario:

Cinefila dijo...

mira con lo que me encontre! no sabias que tenias blog!!!


Bueno para cuando los tacos????????